1

Trata tus uñas encarnadas en tu casa y sin cirugía

Las uñas encarnadas o comúnmente llamados  uñeros son un crecimiento anormal, enrojecido y doloroso de la piel alrededor del área que bordea la uña.

Las causas que la producen pueden ser variadas y en cualquier uña puede suceder; una  mala higiene,  morderse las uñas, quitarse las cutículas y estar mal cortadas. En término general, esto le sucede a la uña del dedo gordo del pié; por el uso de zapatos apretados o por no cortarse las uñas correctamente.

Es necesario una buena higiene,  porque la humedad generada por los zapatos y el calor permite que se proliferen las bacterias y se produzca una infección bacterial; esto trae hinchazón, dolor y hasta fiebre corporal. A veces produce  sangrado cuando la uña atraviesa la piel y llega a los músculos.

En lo posible, se debe  mantener un tratamiento casero y natural sin tener que recurrir al médico; un cuidado a tiempo puede evitarse la necesidad de una cirugía. La cirugía en sí, es mutilante y consiste en quitar la uña parcial o total con resultados estéticas  nada agradables.

Male foot closeup as he clips his large toe nail.

Si el daño ya existe, trata tu uña encarnada con una buena tijera bien desinfectada.  Tú mismo puedes saber dónde está la uña enterrada:

  • Pon el uñero en remojo en una mezcla de agua tibia con sal, por 15 a 20 minutos. La sal actúa como antiinflamatorio y reduce considerablemente el dolor para seguir con su cura.
  • Hala el dedo entre la uña y la piel, metes la tijera suavemente y sabrás cuánto te duele y puedas soportar. 
  • Pon el instrumento filoso en la uña enterrada y  hala un poquito hacia arriba; de esa manera, la uña se irá levantando hasta llegar a la uña completa y se romperá, y el problema acabará.
  • Posteriormente, Introduce el  pie en un baño de té de manzanilla para desinflamar.
  • Coloca una gota de aceite de árbol de té, el cual es un antibiótico excelente y natural; te ayudará a prevenir la infección.

Sé constante en su cuidado; si ves que persiste, no dudes consultar a tu doctor si no logras controlar la afección.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *