Recupera la blancura de tus almohadas: 3 consejos esenciales para eliminar las manchas amarillas

hace 2 meses · Actualizado hace 2 meses

Las almohadas son elementos indispensables para un buen descanso nocturno. Sin embargo, con el paso del tiempo, estas pueden volverse amarillas debido al sudor, la grasa corporal y otros líquidos que se liberan mientras dormimos.

Este cambio de color no solo es poco atractivo, sino que también indica la acumulación de ácaros y bacterias. Por tanto, es fundamental saber cómo lavar las almohadas amarillas y dejarlas blancas como nuevas.

A continuación, te ofrecemos 3 útiles consejos, los ingredientes necesarios y el procedimiento para lograrlo.

Índice de contenido

Consejo #1: Utiliza bicarbonato de sodio y vinagre blanco

Almohada amarilla.

El bicarbonato de sodio y el vinagre blanco son dos ingredientes naturales y económicos que funcionan muy bien para blanquear las almohadas amarillas.

Ingredientes:

  • 1 taza de bicarbonato de sodio
  • 1 taza de vinagre blanco
  • Agua caliente

Procedimiento:

  1. Desenfunda las almohadas: Quita las fundas de las almohadas y ponlas a lavar en la lavadora como de costumbre.
  2. Prepara la lavadora: Llena la lavadora con agua caliente. Añade la taza de bicarbonato de sodio y la taza de vinagre blanco.
  3. Lava las almohadas: Coloca las almohadas en la lavadora y configura un ciclo de lavado normal o profundo. Asegúrate de no sobrecargar la lavadora.
  4. Seca las almohadas: Saca las almohadas de la lavadora y déjalas secar al sol. El sol ayudará a blanquear aún más las almohadas y eliminará los ácaros y bacterias restantes.

Consejo #2: Usa peróxido de hidrógeno y limón

El peróxido de hidrógeno es un blanqueador natural y el limón tiene propiedades antibacterianas y blanqueadoras que pueden ayudar a eliminar las manchas amarillas de las almohadas.

Mira esto:  Cómo eliminar las garrapatas y pulgas de tu hogar y mascotas

Ingredientes:

  • 1 taza de peróxido de hidrógeno (agua oxigenada)
  • 1 limón
  • Agua caliente

Procedimiento:

  1. Prepara la solución: En un tazón grande, mezcla el jugo de un limón con la taza de peróxido de hidrógeno.
  2. Remoja las almohadas: Llena una bañera o un recipiente grande con agua caliente y añade la solución preparada. Remoja las almohadas en esta mezcla durante una hora.
  3. Lava las almohadas: Después de remojar las almohadas, lávalas en la lavadora con un ciclo normal y un detergente suave.
  4. Seca las almohadas: Al igual que en el primer consejo, seca las almohadas al sol para un blanqueado adicional y eliminación de bacterias.

Consejo #3: Aplica una pasta de bicarbonato y detergente

El bicarbonato de sodio y el detergente para la ropa son eficaces para eliminar manchas y olores de las almohadas. Al combinarlos, se potencian sus efectos.

Ingredientes:

  • 1/2 taza de bicarbonato de sodio
  • 1/2 taza de detergente para la ropa
  • Agua

Procedimiento:

  1. Prepara la pasta: En un recipiente, mezcla el bicarbonato de sodio y el detergente para la ropa con un poco de agua hasta obtener una pasta.
  2. Aplica la pasta: Extiende la pasta sobre las manchas amarillas de las almohadas. Deja que actúe durante 30 minutos.
  3. Lava las almohadas: Lava las almohadas en la lavadora con un ciclo normal.
  4. Seca las almohadas: Al igual que en los consejos anteriores, deja secar las almohadas al sol.

Te recomiendo leer: Sal en la escoba: Más que un truco, una tradición de limpieza profunda.

Recomendaciones adicionales:

• Revisa las etiquetas de cuidado: Antes de aplicar cualquier método de limpieza, revisa las etiquetas de cuidado de las almohadas para asegurarte de que no se dañarán con los ingredientes o el agua caliente.

Mira esto:  Cómo Blanquear Ropa Amarillenta Sin Detergente

• Lava las almohadas regularmente: Es recomendable lavar las almohadas cada tres o seis meses para mantenerlas limpias y frescas.

• Reemplaza las almohadas: Las almohadas tienen una vida útil limitada. Aunque se laven regularmente, es recomendable reemplazarlas cada uno o dos años.

Conclusión

Lavar las almohadas amarillas y dejarlas blancas como nuevas es posible con ingredientes económicos y naturales que probablemente ya tienes en casa. Aplica estos tres consejos útiles para mantener tus almohadas limpias, frescas y libres de ácaros y bacterias.

Recuerda revisar las etiquetas de cuidado de las almohadas y reemplazarlas cuando sea necesario. ¡Un buen descanso nocturno comienza con una almohada limpia y cómoda!

Lavar almohadas amarillas bicarbonato

La información presentada aquí es de carácter educativo y está destinada a complementar, no a reemplazar, la orientación de un profesional calificado. Para inquietudes específicas, se recomienda la consulta con un especialista.

Artículo Relacionados

Consejos Saludables

En ConsejosSaludables.es, nos comprometemos a ser más que solo un recurso: aspiramos a ser tu compañero de viaje en el camino hacia una vida más saludable. A través de consejos informados y prácticas respaldadas por la ciencia, ponemos a tu disposición herramientas que priorizan la salud y el bienestar.