¿Guardas los huevos en el refrigerador? Aquí te decimos por qué podrías estar cometiendo un error

hace 11 meses · Actualizado hace 11 meses

Los huevos son un alimento esencial en muchas cocinas alrededor del mundo. Sin embargo, su almacenamiento puede ser motivo de controversia en diversos lugares. ¿Debemos refrigerar los huevos o es más adecuado guardarlos en la despensa? Aquí te explicamos por qué no es recomendable refrigerarlos.

Índice de contenido

1. Los huevos tienen su protección natural

Huevos en la nevera.

Cuando las gallinas ponen un huevo, éste cuenta con una protección natural llamada cutícula. Esta capa fina y porosa protege al huevo de la entrada de microorganismos y evita la pérdida de humedad.

Cuando refrigeramos el huevo, la condensación que se forma puede dañar esta capa protectora, facilitando la entrada de bacterias en el interior.

2. Cambios de temperatura

El cambio constante de temperatura, como el que ocurre cuando sacamos y volvemos a meter los huevos en la nevera, puede propiciar la condensación.

Esta condensación, además de dañar la cutícula, puede favorecer la proliferación de microorganismos en la superficie del huevo.

3. Distribución y absorción de olores

La cáscara del huevo es porosa, lo que significa que puede absorber fácilmente olores y sabores de otros alimentos presentes en el refrigerador. Esto puede afectar la calidad y sabor de los huevos.

Mira esto:  Para los que duermen sin almohada

Preguntas frecuentes:

- ¿Por qué algunas personas guardan los huevos en el refrigerador?

En muchos lugares, especialmente en América del Norte, los huevos se lavan antes de ser vendidos para eliminar contaminantes visibles.

Este proceso, aunque higiénico, elimina la cutícula natural. Por eso, en estas regiones se recomienda refrigerar los huevos para evitar el crecimiento bacteriano.

- ¿Por qué es recomendable guardarlos en la despensa?

Primero, porque como mencionamos, la cutícula protege al huevo de bacterias. Al almacenarlos en un lugar fresco y seco, los huevos mantienen su calidad y sabor original. Además, evitamos los problemas de condensación y absorción de olores.

Consejos para el almacenamiento adecuado de los huevos en la despensa:

Ubicación: Guarda los huevos en un lugar alejado de fuentes de calor y de la luz directa del sol.

Empaque: Utiliza un recipiente o cartón de huevos que permita una adecuada ventilación.

Rotación: Si compras huevos regularmente, asegúrate de consumir primero los más antiguos.

Revisión: Comprueba regularmente la frescura de los huevos. Un método sencillo es sumergirlos en agua. Si se hunden, están frescos; si flotan, lo mejor es desecharlos.

Ahora quiero enseñarte cómo saber cuándo un huevo está en buen estado. A menudo, caemos en la trampa de pensar que, por adquirirlos en supermercados o tiendas reconocidas, estamos llevando a casa la máxima frescura.

Cómo saber si un huevo está en buen estado: Las pruebas del agua y de la luz

Determinar la frescura de un huevo es esencial para garantizar la calidad y seguridad de lo que cocinamos. A continuación, te presentamos dos métodos sencillos y efectivos:

1. Prueba del agua: Es una técnica rápida y eficaz. Solo necesitas un recipiente profundo con agua:

Huevo fresco: Si al sumergir el huevo en el agua se hunde y se queda en el fondo en posición horizontal, está fresco.

Huevo no tan fresco pero aún consumible: Si el huevo se hunde pero uno de los extremos se eleva ligeramente, significa que ha comenzado a envejecer, pero todavía puede ser seguro para comer.

Huevo viejo: Si el huevo flota en la superficie, indica que ha acumulado suficiente gas en su interior a medida que ha envejecido, y es mejor desecharlo.

2. Prueba de la luz (candling): Esta técnica se llama "candling" porque originalmente se hacía usando una vela. Hoy en día, se puede usar una linterna pequeña o la luz de un teléfono móvil:

Huevo fresco: Al iluminar el huevo en un cuarto oscuro, deberías ver un yema centrada y una clara uniforme alrededor. No deberían haber manchas oscuras ni movimientos internos.

Huevo envejecido: La yema estará más cerca de la cáscara y la clara se verá menos uniforme.

Huevo malo: Si observas manchas oscuras, turbidez, o un aspecto de "niebla" en el interior del huevo, es señal de que no debe ser consumido.

Ambas pruebas son útiles y complementarias. La prueba del agua te da una rápida idea sobre la frescura general del huevo, mientras que la prueba de la luz te permite detectar imperfecciones o problemas internos que el método del agua podría no revelar.

Utilizando estos métodos sencillos, te asegurarás de que los huevos que utilices en tus recetas sean siempre de la mejor calidad y seguros para el consumo.

Conclusión

Aunque muchas culturas han adoptado la refrigeración de huevos como práctica estándar, es esencial entender el proceso y las implicaciones de este método de almacenamiento. La naturaleza ya ha dotado a los huevos con una protección perfecta, la cutícula.

Por eso, siempre que sea posible y dependiendo del procesamiento previo que hayan tenido, lo ideal es guardarlos en la despensa. Así, disfrutaremos de un alimento fresco, con un sabor auténtico y libre de contaminantes.

La información presentada aquí es de carácter educativo y está destinada a complementar, no a reemplazar, la orientación de un profesional calificado. Para inquietudes específicas, se recomienda la consulta con un especialista.

Artículo Relacionados

Consejos Saludables

En ConsejosSaludables.es, nos comprometemos a ser más que solo un recurso: aspiramos a ser tu compañero de viaje en el camino hacia una vida más saludable. A través de consejos informados y prácticas respaldadas por la ciencia, ponemos a tu disposición herramientas que priorizan la salud y el bienestar.